Los nanomateriales aportan a los productos base en los que se aplican diferentes funcionalidades y propiedades convirtiéndolos en productos de alto valor añadido con propiedades hidrofóbicas, anti-corrosión, descontaminantes, biocidas, autolimpiables, conductividad/resistividad eléctrica y térmica, adhesión, reflexión de la luz, acumulación de calor, etc.

Estos nanomateriales son de aplicación en diferentes sectores industriales a través de soluciones innovadoras.