Incremento de los beneficios de los cosméticos

Los fabricantes de productos cosméticos incorporan ingredientes en nanoescala en sus formulaciones con el fin de mejorar: el poder cubriente, facilitar la penetración y aportar un mayor confort de uso de los productos, pero también aportan ventajas más técnicas como proteger determinadas sustancias activas (vitaminas), aumentar la eficacia protectora (filtros), reducir las cantidades de ingredientes activos (mejora de la fluidez y la transparencia), mejorar la distribución de activos, etc.

 

Además se puede aplicar la tecnología de liberación controlada con puertas moleculares para mejorar la efectividad y estabilidad de principios activos con diferentes funciones: filtros UV, hidratantes, conservantes, antioxidantes, etc. Esta tecnología se puede adaptar para que la liberación sea activada por diferentes estímulos como por ejemplo cambios de pH o presencia de enzimas de la piel.

 

En el sector cosmético Laurentia ha desarrollado varias aplicaciones basadas en la encapsulación de aceites esenciales para dermotextiles, es decir textiles que aportan una función determinada a la piel: activación de la circulación, anti-celulitis, etc.

 

Estos dermotextiles pueden utilizarse tanto durante la actividad diaria como en la práctica deportiva.